La radio bonaerense “atada con alambre»

Hay empleados que no cobran desde enero. Trabajadores dicen que desde hace años la situación viene empeorando pero que se profundizó con esta administración.

La radio es emblemática en la provincia y viene demostrando falencias desde hace un tiempo.
La radio es emblemática en la provincia y viene demostrando falencias desde hace un tiempo.

La radio pública bonaerense desde hace años se encuentra atravesando una grave crisis institucional, pero según sus trabajadores desde que asumieron las nuevas autoridades la situación empeoró. Hay empleados que no cobran desde enero, hay una «bajada de línea» solapada, cierran programas periodísticos de producción propia y el equipamiento es cada vez más inservible.

El periodista Franco Bagnatto asumió el control de la emisora desde que cambiaron las autoridades en la Provincia. Los trabajadores de la radio dicen que desde hace años la situación viene empeorando en todos los órdenes, pero que se profundizó desde que empezó este ciclo nuevo, encabezado por Bagnatto.

“Tiene experiencia sólo en gestión privada y esta es una radio pública, él tiene responsabilidad política por más que se presente como un director artístico”, explicó al programa Blanco sobre Negro Sebastián Moyano, delegado de ATE.

Pero tanto Moyano como sus compañeros de trabajo no centran sus críticas en la figura del nuevo interventor, aunque no deslindan las responsabilidades que le tocan: “Tuvimos dos encuentros informales con él, y una audiencia que hubo después de que le retuvieron el salario a 35 compañeros”, relatan, a la espera de otra reunión con las autoridades prevista para el próximo 3 de octubre. Allí quieren discutir en mesas técnicas para abordar los distintos problemas de la radio.

Varios problemas

El delegado relató que «hay condiciones de trabajo denigrantes, que no son nuevas. Desde hace mucho tiempo la emisora viene siendo castigada, fundamentalmente en el aspecto técnico. La radio está atada con alambre, con el transmisor que funciona al 40 por ciento de su capacidad, sin los insumos básicos que necesita el taller de mantenimiento. Muchas veces los compañeros tienen que llevarse los equipos a sus talleres particulares para poder arreglarlos”.

Y agregó que “censura explícita no podemos decir que haya, pero sí es cierto que se empezaron a vaciar los contenidos periodísticos de manera progresiva. Se levantaron los programas realizados en la radio, por ejemplo el servicio informativo. El 3 de octubre, cuando empiece la nueva programación, el noticiero del mediodía, que es un programa de producción propia no saldrá más al aire».

También explicó que “durante el sciolismo ese programa pudo mantener independencia editorial, aunque es cierto que hay muchas cosas que criticar de la anterior gestión. Pero todos los problemas que había antes de diciembre, con esta nueva administración se fueron profundizando”.

Sobre los contenidos también hay discrepancias. “Vemos que la radio tiende a abordar temáticas supuestamente ‘de color’. Hablan de una despolitización, pero aparece una monja con la valija loca de López y ahí sí, machacan y machacan”.

También se banalizó el contenido que sale al aire, aseguran. “Son charlas de un programa típico de la mañana en la tele, donde cualquiera habla de cualquier cosa. Eso pasó cuando le dieron manija a un caso de justicia por mano propia, que sorprendió porque se trataba en un programa con temas muy lights. Por eso decimos que lo de la despolitización es a medias, parcial”.

Cuestión salarial

Por último, el representante gremial abordó la cuestión salarial. «Hay compañeros que no cobran desde enero, que son contratos de 3.500 pesos. El caso más emblemático es el de Talero Pellegrini, que mantiene al aire desde hace 55 años en forma ininterrumpida “Tangentes en jazz”. Tiene un contrato artístico que no cobra desde enero. En esa situación hay ocho compañeros más, que además tienen que pagar monotributo. Y por otro lado hay otros contratos de montos de 30 mil pesos, que no nos parecen una exorbitancia, pero resulta contradictorio que no se resuelvan los pagos de los salarios más bajos. Talero sigue trabajando pese a todo. También tenemos precarizados de 6.900 pesos por mes que cumplen las mismas tareas que un empleado de planta permanente, y son trabajadores que necesitan tener cobertura de una ART porque en algunos casos laburan con alto voltaje».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *