Countries en la mira del fisco: pagarán hasta diez veces más por rentas inmobiliarias

La Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) reglamentó una ley para que los countries, clubes de campo y barrios cerrados que no cuentan con la habilitación definitiva comiencen a pagar el impuesto Inmobiliario que deben abonar estos emplazamientos.

Según datos oficiales, en la actualidad la mitad de los countries pagan el tributo correspondiente a la tierra como si fueran terrenos baldíos o rurales. Así, llegan a tributar una décima parte de lo que deberían.

ARBA reglamentó este lunes una ley que la legislatura bonaerense había sancionado por unanimidad a comienzos de junio y que había impulsado el propio director de la agencia, Gastón Fosatti.

La normativa permitirá a la agencia de recaudación aplicar un nuevo método de valuación de la tierra en este tipo de viviendas, de manera tal de ir cobrando el impuesto inmobiliario que deben abonar los countries de manera progresiva, contra una suerte de avance de obra.

La nueva norma dispone que los barrios cerrados, countries y clubes de campo deberán pagar el 25% del impuesto correspondiente ni bien tengan la habilitación para iniciar las obras. Luego, tributarán el 50% del impuesto una vez que se construyan caminos, luminarias e instalaciones comunes. Y pagarán el 75% del “valor tierra” cuando exista una vivienda en condiciones de ser habitada. Tributarán el 100 por ciento del impuesto cuando cuando obtengan la habilitación definitiva. Los administradores deben informar al fisco las características y el grado de desarrollo de la urbanización y los avances en las obras.

“La metodología de cálculo permitirá determinar el valor de los emprendimientos en función del grado de avance de las obras. De esa manera, pagarán el impuesto Inmobiliario en forma proporcional al nivel de desarrollo que vayan teniendo hasta llegar a su consolidación total. Cuando estén concluidos, se les aplicará el método de valuación específico que se utiliza para countries”, explicó Fosatti en un comunicado.

El impuesto Inmobiliario tiene dos componentes: el valor fiscal de la tierra y el de la edificación. El primero puede ser, a rural, urbano o barrio cerrado. Los valores de los tres dependen de distintas condiciones de emplazamiento y de los servicios del área, pero el precio del terreno en un country es sensiblemente más alto. Entonces, incluso en casos en que las viviendas de barrios cerrados pagan de acuerdo a lo edificado, lo hacen con un “valor tierra” mucho más bajo del que correspondería.

Un barrio de Ezeiza, por ejemplo, paga unos $3 millones por año de “valor tierra”, cuando debería pagar 28 millones de pesos de acuerdo con la nueva normativa. Cuando consiga la habilitación definitiva como country, abonará 40 millones de pesos, a valores actuales.

Con la nueva normativa, la administración de María Eugenia Vidal espera recaudar 2000 millones de pesos adicionales por el impuesto inmobiliario este año. Es una cifra equivalente a todo lo que recaudó en 2017 por el impuesto a countries. La readecuación regirá desde junio pasado, cuando se votó la ley, indicaron en ARBA.

Según datos oficiales, existen en la provincia de Buenos Aires unos 1072 countries, clubes de campo y barrios cerrados. Solo el 49 por ciento (531 emplazamientos) está formalmente habilitado y paga los impuestos correspondientes a esas edificaciones. Hay unos 541 que pagan como si fueran terrenos baldíos o rurales.

Siempre de acuerdo con ARBA, más de la mitad de los casos irregulares se encuentran en distritos cercanos al Área Metropolitana: Pilar, La Plata, Tigre, Escobar, Ezeiza y San Isidro.

ARBA cuenta en sus registros con 110.309 partidas inmobiliarias en countries. De ellas, unas 76.000 están edificadas y el resto tributan como terrenos. La administración bonaerense presume que existen al menos otras 110.000 partidas sin regularizar.

El registro de countries apenas varió desde inicios de 2016, cuando existían 71.899 casas registradas en barrios cerrados y 34.067 baldíos. La agencia sospecha que en estos dos años hubo más de 4000 nuevas viviendas en estos espacios.

Arba inspeccionó entre enero y abril de este año 97 barrios cerrados e indicó que visitará en lo que queda del año todos los countries de la provincia.

A comienzos de año, la provincia realizó un revalúo inmobiliario que equiparó los valores fiscales con los de mercado y significó aumentos promedio del 56 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *