Aprovechar agua de lluvia, tendencia sustentable en casa o la empresa

Nuevos desarrollos tecnológicos permiten, gracias a la captación de agua de lluvia, ahorrar el 50 por ciento de agua potable. Es cada vez más usado en desarrollos llave en mano.

La tecnología para aprovechar agua de lluvia en uso domiciliario es cada vez más elegida.

El agua de lluvia es limpia, pura, no contiene sal ni cloro y, además, es gratis. El 50 por ciento del consumo de agua potable en los hogares y hasta cerca del 85 por ciento del consumo en instalaciones comerciales puede ser sustituido por agua de lluvia, lo que implica un ahorro de por vida en recursos económicos, energéticos y medioambientales.

Desde distintas empresas sistemas denominados “cosecha de lluvia”, que permite captar y reutilizar el agua de lluvia para usos que no requieren agua potable: inodoros, lavarropas, limpieza general y riego de jardines.

Estas firmas brindan asesoramiento técnico desde la etapa del proyecto hasta la ejecución e instalación “llave en mano” de las obras. En la etapa de prediseño es necesario calcular la oferta de agua de lluvia (superficie de captación y régimen pluvial de la zona) y la demanda (cantidad y tipo de artefactos sanitarios, superficie a regar).

Si se decide utilizar este sistema previo a la construcción de una vivienda, el arquitecto a cargo deberá diseñar la red pluvial de la vivienda contemplando la ubicación de un tanque soterrado (el tanque más chico para captar lluvia tiene una capacidad de2.700 litros) que se conectará a la red de distribución de agua de la casa en un circuito independiente al de agua potable. El agua que ingresa al tanque es previamente filtrada, y luego enviada a una Unidad Técnica, que controla la derivación hacia los diferentes sectores y artefactos sanitarios.

Así como se utiliza este tipo de soluciones en viviendas, también es posible utilizarlos en proyectos comerciales. De hecho, ya se están instalando seis de estos tanques en un shopping center de la Zona Norte, para abastecer de agua a los núcleos sanitarios del centro comercial.

En cuanto al mantenimiento, el depósito instalado con filtro y sifón de desagüe necesita ser limpiado cada diez años, debido a que la capa de sedimentos decantados que se forma en el fondo del tanque crece a razón de unos pocos milímetros al año. El filtro auto-limpiante sólo necesita ser chequeado una o dos veces al año.

Los denominados Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS) son depósitos permeables que forman parte de la infraestructura urbana, y que están destinados a filtrar, retener e infiltrar el agua de lluvia para luego devolverla a su ciclo natural y así corregir los graves efectos de la impermeabilización del suelo.

Otro caso de aplicación se puede encontrar en San Isidro. Allí la Municipalidad está solicitando a un desarrollista que compró un club de rugby (las canchas hoy tienen buena absorción de aguas de lluvia), para que en el futuro desarrollo instale estos SUDS y así reducir el impacto ambiental en el área de influencia del proyecto.

La infiltración del agua de lluvia a nivel local permite importantes mejoras a los sistemas de desagües pluviales convencionales, y minimiza el impacto de las nuevas construcciones.

Entre las ventajas se pueden enumerar las siguientes: promueve la recarga de los acuíferos subterráneos, reduce costos de infraestructura (las alcantarillas pueden ser dimensionadas para menores valores de escorrentía), reduce el impacto de las áreas impermeables en el incremento de la escorrentía superficial original, reduce la escorrentía instantánea en los colectores pluviales durante las tormentas, y contribuye en forma directa a la atenuación de inundaciones.

La infiltración in-situ es la mejor forma de gestionar el agua de tormenta, pero es necesario analizar si el perfil del terreno lo permite. En ese caso, es posible utilizar túneles de infiltración o estructuras de Ecoblocs recubiertos por geotextil. En ambos casos el agua ingresa al volumen materializado para luego infiltrar en terreno y recarga el acuífero (ciclo natural).

Cuando la infiltración no es viable (por ejemplo, terreno muy arcilloso) una alternativa para gestionar el agua de tormenta es retenerla y descargarla en forma regulada al pluvial. Para ello, la estructura de Ecoblocs se recubre con membrana impermeable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *