Zona Norte, al rojo vivo: qué hacer para prevenir un golpe de calor

Con la llegada del verano y por ende de los días calurosos, aumenta la exposición prolongada al sol y las posibilidades de padecer un golpe de calor. Por tal motivo, distintos organismos estatales de la Zona Norte dieron a conocer una serie de recomendaciones.

El golpe de calor lleva a la pérdida de agua y sales esenciales del cuerpo, situaciones que impiden el buen funcionamiento del mismo. Así se pueden dar síntomas como fiebre, sed intensa, sensación de calor sofocante, piel seca, mareos o desmayo, dolor de estómago y cabeza, falta de apetito y náuseas. En los bebés, también puede observarse la piel irritada por la transpiración en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y en la zona del pañal; irritabilidad y llanto.

Desde Pilar, la titular del área de Medicina Preventiva, Ana Valentinuz, explicó que “la población más vulnerable son los bebés, los niños pequeños, los mayores de 65 años de edad y quienes presentan enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas; hipertensión arterial; obesidad y diabetes. Lo ideal es beber mucho líquido, usar ropa clara y permanecer en espacios ventilados”.

En tanto, el Municipio de Tigre resaltó en un comunicado que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) mantiene vigente un “alerta naranja” para gran parte de Buenos Aires por olas de calor que pueden ser moderadas a altamente peligrosas.

Para evitar, el golpe de calor, los especialistas recomiendan:

– Tomar abundante agua durante todo el día.

– Reducir la actividad física.

– Ingerir frutas y verduras y evitar comidas muy abundantes.

– No consumir bebidas alcohólicas o muy azucaradas.

– Permanecer en espacios ventilados.

– Evitar exponerse al sol entre las 10 horas y las 16 horas.

– Buscar lugares a la sombra.

– Vestirse con ropa holgada, liviana de algodón y colores claros. Usar sombreros y anteojos de sol.

– Utilizar protector solar de 30 FPS (Factor de Protección Solar) o más.

– Los bebés menores de 1 año deben evitar completamente la exposición.

En el caso de los bebés, es importante darles el pecho con mayor frecuencia, bañarlos varias veces al día y. si tienen más de 6 meses, darles agua fresca apta para el consumo. Para lo más chicos es ideal no esperar que pidan agua sino ofrecerles continuamente líquidos, vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros. Además se sugiere proponerles juegos tranquilos para que no se agiten.

En caso de que aparezcan síntomas se aconseja concurrir al Hospital o Centro de Salud más cercano; intentar baja la temperatura del cuerpo con paños fríos o con un baño; ingerir agua fresca; permanecer en un lugar fresco y ventilado y no consumir medicamentos que no estén recetados por profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *