Termoeléctricas de Pilar: tras dos clausuras, sigue la polémica

Crece la polémica en la ciudad de Pilar por el funcionamiento de dos empresas termoeléctricas, denunciadas por los vecinos por contaminación ambiental y sonora.

Ambas centrales fueron clausuradas por el gobierno provincial por violación a las normas de contaminación sonora pero una de ellas violó la medida, y aunque posteriormente fue clausurada también por el Municipio local, vecinos denuncian que sigue funcionando.

El Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) constató que el ruido de las turbinas, tanto de Araucaria Energy como APR, superaba los niveles permitidos por lo que ordenó su clausura. APR acató la medida pero Araucaria Energy continuó operando. Esto derivó en una denuncia judicial. Ante esta situación, el municipio a cargo de Nicolás Ducoté efectivizó, el miércoles por la tarde, la clausura de la planta de Araucaria y desalojó al personal, tal como publicó este diario.

“APR Y ARAUCARIA clausuradas por irregularidades, APR acata la clausura Araucaria no, OPDS realiza causa penal a Araucaria por no acatar la clausura, Araucaria se ríe de todos nosotros volviendo a funcionar la misma noche luego de una segunda clausura, esta vez municipal por constatar que se encontraban inyectando energía a la red sin habilitación”, explicaron vecinos que también integran la Asociación de Ambientalistas Autoconvocados.

Según informaron los frentistas, en ese marco hubo presencia policial y de un inspector de OPDS que intentaron hacer cesar el funcionamiento de las máquinas pero no pudieron ingresar por la resistencia de personal de seguridad y el encargado de planta, quien dijo que “sólo se están haciendo tareas de mantenimiento”.

El inspector de OPDS explicó que el nivel de ruido, en ese momento, era acorde al que produce la planta cuando está generando energía, no de prueba. En tanto, desde el Municipio pilarense pidieron informes a la cámara de distribución CAMMESA para determinar si las plantas estaban realmente inyectando electricidad a la red en ese momento.

Por su parte, desde el Municipio de Escobar, lindante con las usinas, advirtieron en un comunicado que “dado que en otras ocasiones las empresas ya habrían violado las medidas cautelares, les solicitamos a los vecinos que, en caso de constatar cualquier actividad dentro de las termoeléctricas, se comuniquen con la Municipalidad de Escobar de manera que se pueda elevar el reclamo a las autoridades correspondientes, más allá de que las centrales se encuentran fuera de nuestra jurisdicción”.

Y aseguraron que “esta decisión se produce en el marco del trabajo que lleva adelante la Municipalidad de Escobar, a través de su departamento de Legales y de la Dirección de Medio Ambiente, y en articulación con los vecinos de Matheu, con el objetivo de impedir el funcionamiento de estos emprendimientos que fueron concebidos de manera totalmente irregular”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *