Desde Pilar, una salida a la crisis de Cresta Roja

OvoProt encabeza un consorcio que se hará cargo de la avícola quebrada. Detalles de una empresa pilarense líder regional pero enfocada por denuncias ambientales.

Cresta Roja será operado por un consorcio de empresas encabezado por OvoProt.

La poderosa firma OvoProt radicada en Pilar, una empresa líder en el mercado mundial de producción ovícola, encabezará la recuperación de la firma Cresta Roja.

Junto con otras dos compañías avícolas, OvoProt encabezará un consorcio empresario que se hará cargo de Cresta Roja, esta tradicional empresa dedicada a la producción de pollos cuya quiebra detonó un conflicto obrero grave.

Entre denuncias de vaciamiento y deudas estatales impagas, la bancarrota del Grupo Rasic hizo peligrar a los  3.500 empleos directos y 1.500 puestos mercerizados que dependen de Cresta Roja.

Sin soluciones en las primeras semanas de conflicto, los trabajadores cortaron varios días la Autopista Ricchieri, camino a Ezeiza, y así depositaron al tema en el centro de la escena política nacional. El conflicto derivó en fuertes críticas al gobierno nacional por la represión a los trabajadores para liberar el tránsito en la autopista, y acusaciones de “infiltrados” entre los manifestantes para fogonear la violencia hacia la gendarmería.

En principio, la intervención de este grupo de firmas para realizar el “salvataje” de Cresta Roja requiere una inversión inicial de 20 millones de pesos, para poner en funcionamiento la avícola.

Ovoprot es la compañía líder de Latinoamérica en procesamiento y exportación de huevo líquido y en polvo; es además la principal compradora de huevo en cáscara en el mercado nacional.

En los años ’90, la firma tomó posesión de la firma Albayda, en Pilar, y la sumó a sus circuitos productivos. Sin embargo, los vecinos del barrio ex Fábrica Militar, que limita con la planta, no cesaron en sus denuncias por olores nauseabundos surgidos del lugar. Los reclamos ambientales motivaron varias clausuras al establecimiento pero las quejas de los frentistas persisten incluso hasta hoy.

El futuro                                                       

El ministerio de Trabajo de la Nación aportará 6.000 pesos por cada trabajador desde el formato de los “Repro”, una herramienta para las empresas con riesgos de cierre que permite asistir a los empleadores que acreditaron en su momento la imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones laborales básicas frente a su planta de personal.

La propuesta es, en un principio, por un plazo de 30 días, período en el cual se analizará la posibilidad de un fideicomiso, mientras “se avanza en la negociación de la etapa definitiva”, sostuvo la jueza Valeria Pérez Casado en una resolución. Dentro de los candidatos se encontraban también Granja Tres Arroyos y Soychú, entre otras, mientras que la familia Rasic había pedido, por su parte, impugnar la quiebra de la compañía, cuyo pasivo es superior a los 2.000 millones de pesos.

La jueza indicó, además, que los operarios cobrarán los $6.000 “mientras progresivamente se irían incorporando los empleados necesarios para cubrir los puestos de trabajo generados por la explotación provisoria, cuyos salarios sí serían abonados por el fideicomiso a constituirse”.

Esta posibilidad disparó críticas entre los sectores sindicales, quienes advirtieron que quedaría abierta la posibilidad de habilitarse despidos si no se llega a cubrir la producción necesaria para alcanzar los niveles previos al conflicto financiero del grupo empresario. Desde los gremios resaltaron que la única salida viable sería «constituir en este caso una sociedad participada, donde el Estado esté presente, junto a los trabajadores y el capital privado».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *