Comerciantes de Pilar, preocupados por supermercados chinos

El Concejo Deliberante de Pilar aprobó una ordenanza que relaja las exigencias para habilitar comercios de medianas grandes superficies, especialmente de supermercados.

La normativa, impulsada por el Ejecutivo local, reduce de 600 a 300 metros la distancia mínima que debe haber entre cada local de este rubro y elimina la obligatoriedad de tener un espacio para estacionamiento.

La medida causó preocupación en el ámbito comercial local, toda vez que fue señalada como una puerta de entrada a la proliferación indiscriminada de supermercados, en particular de origen chino. Estos son los que, en los últimos años, más crecieron, no sólo en Pilar sino en todo el Gran Buenos Aires.

En ese marco, la Cámara de Comercio de Pilar SCIPA envió una nota directamente al Presidente de la Nación, Mauricio Macri, alertando de la situación y pidiendo ayuda.

En un comunicado, la SCIPA explica que se participó a Macri «ante la posibilidad de un desembarco de innumerables supermercados de origen asiático, toda vez que, según se dice extraoficialmente, el
número se elevaría a 60 los cuales se encontrarían próximos a habilitarse».

“En la reunión de Comisión Directiva pasada nos visitó una de las principales cadenas de supermercados locales que emplea a más de 400 personas de la localidad. Nos informó que, producto de la recesión y de este hipotético desembarco de supermercados asiáticos,
peligran las fuentes de trabajo, no de un ramo solamente, sino todo el comercio minorista, (carnicerias, verdulerias, art. de limpieza, etc.), que dado el momento de recesión tambien significara una baja en la recaudacion del Municipio y, ante ese escenario que no es nada
más ni nada menos que una “alerta amarilla” SCIPA, que representa a más de 800 asociados no se puede quedarse con los brazos cruzados” sostuvo Daniel Castro, Vicepresidente de la Entidad.

Por el contrario, desde el Municipio defendieron la medida al asegurar que «permitirá el acceso a más oferta y mejores precios para los vecinos», según aseguró el intendente Nicolás Ducoté.

En ese mismo sentido, el mandatario municipal remarcó que «hay otras actividades comerciales que no tienen restricción de distancia, ni otras similares, y conviven perfectamente».

«Con esta normativa lo que estamos tratando de hacer es regularizar a todos los que no están regularizados, y poner una medida que sea razonable. No hay que discriminar por la nacionalidad del comerciante, porque se reglamenta por igual a todos sin importar su origen», indicó.

A su vez, el concejal opositor Federico Achával se sumó al reclamo de los comerciantes y aseguró que «el intendente vuelve a darle la espalda a uno de los sectores que más está sufriendo y a poner sus negocios por encima del bien de los pilarenses”.

En ese camino, presentó un proyecto legislativo para crear un registro de nuevos comercios y requerir el visto bueno de los emprendimientos ya existentes para las habilitaciones futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *